"...y que queres... al loco que gusta Tan Bionica, se venia venir eso..."

Lex Caesarea

No solo hemos heredado las bases del derecho romano para nuestro sistema de leyes, sino tambien infinidades de practicas. El senado, la arena del Coliseo y los cesares con pretenciones eternas. No solo toda esa bateria de recursos, sino tambien la "Lex Caesarea". Práctica médica (una cirugia, para ser mas claros) que se llevaba a cabo cuando la madre moría durante un parto para salvar a la criatura en camino.
Hoy gracias a los avances cientificos en materia de medicina, por la maravillosa invencion de la "anestecia" y sobre toda otra variable, la gracia de Dios, hemos podido agrandar nuestro grupo familiar y la historia cerro feliz con la preservacion en salud de todos los integrantes, la felicidad extrema de la madre, la alegria de la hermana, la chochera del padre y el desconcierto de la chiquita.

Finalmente, el Jueves 23 de mayo a las 14:00, nacio Catalina.

Como un renuevo del pacto paternal, basado en la excitante primer experiencia que tuvimos con Ana, decidimos con Guada nuevamente zarpar en esta vertiginosa experiencia de traer una vida al mundo (despues discutimos si es un mundo malo, cruel, feo y todas esas frases hechas).

Y es que si Ana, fue una re-definición de la pureza del amor, Catalina es una ratificación de esa idea. Es la confirmacion del reordenamiento de valores y prioridades. Es la materializacion de la idea de trascendencia. Es la renovacion de los votos que empezaron con Ana. Eso es Catalina. Una ratificacion a situaciones, a sentimientos. Es la aplicacion plena de lo que diria Ortega y Gasset acerca del recuerdo, y cito "recordar es pasar dos veces por el corazon", es re-encontrarse atemporalmente con el grato pasado. Eso es Catalina, eso sos querida hija. Eso son, queridas hijas mias.

Situaciones dije?, si y bien dije, situaciones. Situaciones colmadas de vulnerabilidad. Donde cada situacion te deja de cara a un abismo insondable. A merced de sentimientos que nunca experimentaste, tales como el auto-desapego y el desinteres genuino hacia el/la nuevo/a integrante, donde solo importa el completo bienestar del otro a expensas, si es necesario, de la vida de uno mismo. Situaciones, donde ningun precio es caro para asegurar la preservacion de su salud, para garantizar la calidad del tiempo requerido, donde ninguna distancia es muy larga para ir a buscarlo, ni muchos dias son sinonimo de olvido.

Y es que un hijo despierta eso. Lo mas visceral de la honorabilidad humana. Lo mas crudo de la camaraderia, lo mas honesto de una relacion interpersonal. Si un hijo no produce espontanea o paulatinamente sentimientos, y visiones de la realidad de este tipo, hay que replantearse el rol de padres.

Siempre pienso, cual es el motivo, por el cual siendo yo un tipo tan lego en diversas materias y facetas de la vida, Dios aún me permite el privilegio de tener hijos bajo mi tutela. Porque Dios me envia un niño?!. Creo que ningún humano en su sano juicio me lo daria, no obstante, Dios lo permite. Y cada vez que me hago esa pregunta, la respuesta es siempre la misma "necesitas aprender mucho de como vivir", y puedo asegurar, Dios usa a los hijos para enseñarme. Y le agradezco enormemente por eso. Escuchar orar a Ana es la frescura de una fe honesta puesta en palabras, escuchar sus razonamientos sinteticos y lineales, libres de prejuicios son un ejemplo constante de transparencia y asi podria seguir por horas.

"Los tiempos y las sazones" diria Hechos 1:7, el "Kronos" y el "Kairos". Nuestro calendario, y el de Dios. Nuestra ansiedad, y el momento oportuno. Los hijos no llegan cuando uno los busca, llegan cuando Dios los envia. Y a vos Catalina, definitivamente te envió Dios. Llegaste en el momento oportuno, el "Kayros", si como dice Salomon en Eclesiastes "todo lo hizo hermoso en su tiempo" vos sos el testimonio viviente de eso. Sos hermosa. Si la dependencia del cristiano para con Dios tuviera que ilustrarse en ejemplos, vos nos estarias dando una de las mas magistrales lecciones de vida cristiana.

Finalmente, "Cata", este parrafo es pura y exclusicamente para vos. Ver tus ojos atentos todo el tiempo me hacen tener comportamientos pocos comunes en mi (por ejemplo hacer morisquetas), ver como reaccionas cuando te canto, a pesar de que lo hago pesimo, me hace tener en poco parecer un flaco ridiculo cantando canciones sin sentido o con un ingles como el de Roberto Quenedi. El premio de tu sonrisita me hace tener menosprecio por el riduculo publico, el lucir ojeras con pinta de Ray Ban, ya no me preocupa, con tal de que tengas una buena noche de sueño, nada es mucho y todo es poco. Vales la pena cada centrimetro de este arduo camino de la paternidad.
Es por eso queridas hijas, que quiero dedicar este post a ustedes dos, Ana y Cata, y agradecerte Catalina, porque me has hecho pasar dos veces por el corazon, me has hecho re-encontrar con el sentimiento de vulnerabilidad, y por enseñarme que como diria una querida amiga llamada Marcela, que con los hijos, el amor nunca se divide, sino que contra todos los pronosticos, se multiplica.

Te amo Cata. Las amo hijas. Te amo Guada.

comments powered by Disqus