"...eramos tan pobres..."

Yo si me fui a la B

Como pocas veces escribiré acerca de algo tan personal. Algo que me haya afectado tanto. Las siguientes lineas representan las opiniones de una sola persona. Las mias. Yo me fui a la B, lo admito y lo reconozco, a diferencia de otros hinchas confesos que menean su dedo a una platea diciendo "yo no me fui a la B". Yo si me fui, mal que me pese, vergüenza que me de, cargada que me tenga que bancar. Yo me fui a la B.

Yo me fui a la B, sin haber jugado un partido en toda la historia del club. Sin haber errado un penal, sin haber atajado uno. Sin haber cobrado un sueldo pagado por el club. Sin haber viajado a costa del club, sin haber robado en el club, sin haber presidido la institucion. Sin ser parte de ninguna accion que afecte el destino deportivo e institucional, he decidido, al igual que las alegrias, apropiarme de la amargura que conlleva este momento.

La pregunta es "¿porque?". Porque un flaco con una vida tranquila, sin mayores problemas a la vista, decide voluntariamente ser participe solidario de este sentimiento triste?. Que hay a cambio?, que retribución o reconocimiento recibe?. Llora en la intimidad de su casa, sufre en silencio, tiene un moscardon constantemente en su cabeza durante al menos un año, todo eso a cambio de la nada o de ser el objeto de cargadas por parte de terceros, paracaidistas del futbol, o demas equipos previamente descendidos. Y es que, al menos en mi caso personal, así funciona el futbol, y el amor por un club (y no por un equipo, que no se confunda). No hay una explicacion racional. Ojalá pudiera haberla pero no.

Vendrán seguramente, sonrientes muchachos, hinchas de equipos con la mitad de historia y logros que mi querido Independiente, con creativas y seguramente graciosas bromas respecto a la situacion de mi querido club. No importa. Ellos se asemejan a los que patean al caido. Al que se rie del dolor ajeno. Valientes de papel, luchadores de almohada. Pequeños detalles que dicen mucho de la persona. El hecho es que eso no me cambia en nada. Perdon, eso no cambia en nada. Independiente esta hoy en la segunda division del futbol argentino. Con cargadas o sin cargadas. Por una sumatoria de errores, propios (bien propios), y una muy, pero muy poca dosis de mala suerte.

Y es muy dificil de digerir, muy dificil. Son 108 años de historia, con formaciones que parecian formulas magicas del futbol. Michelli, Cecconato, Lacasia, Grillo y Cruz. Erico. Pavone. Trossero. Santoro. Bernao. Bochini. Bertoni. Marangoni. Agüero. Y puse el punto luego de cada uno, para hacer una pausa luego de cada nombre. No se entiende como terminamos en Farias, Zapata, Santana, Fredes, Marco Perez, Rosales, Russo, Gracian, Leguizamon.
No creo que ninguno de estos ultimos sienta el mas minimo malestar o mancha en su orgullo, por haber sido responsables de la peor catastrofe -en terminos deportivos- de una institucion centenaria, e integrante del top 4 de equipos maximos ganadores de certamenes internacionales. Ninguno de ellos tendra tatuado en su memoria un Yo me fui a la B. Y sinceramente en parte me alegro. Porque tener parte con ellos en la historia, triste o alegre de Independiente, seria algo desagradable.

Mañana despertaré, iré a trabajar como cada día, confirmaré nuevamente que la rueda del tiempo es implacable y nada la detiene. A la noche le sigue la mañana, y cada dia le pasa la posta al siguiente, casi de una manera egoista, sin reparar en el daño que deja a su paso. Ya no importa, el dia muere y deja como legado para el siguiente a quien acarrea el pesar y la angustia. Tendré que laburar para ganar el mango diario. Llevar los chicos al cole. Renegar con los precios que aumentan. Ver la miseria humana en las caras de quienes se alegran de tu angustia. Nada cambiará las cosas o el día a día. Lo mismo que sucedió las innumerables veces que el rojo me dio una alegría. Nada cambiara la historia de un Club Grande, porque un descenso no borra los exitos conseguidos, sino que denuncia errores cometidos, y, si de los errores se aprende, estamos ante la oportunidad de la leccion mas grande que podemos recibir como institucion. Un baño de humildad, una revision de tareas. No hay persona mas pobre, que la que no ha sabido capitalizar o transformar los errores cometidos en experiencias de aprendizaje. He aqui, ahi estamos ante una nueva experiencia de aprendizaje, y ante una nueva muestra de lo grande que es el Rojo. Grande en los exitos, y grande en los fracasos. Un ejemplo de hidalguia, de entereza y de madurez. Y estamos en el fuego, forjando el caracter, como hinchas, como personas. Creciendo. De la manera mas dolorosa y desagradable, pero creciendo.

Repito, YO SI ME FUI A LA B, con mucha vergüenza lo digo, pero con la dignidad de mirar a los ojos a cualquier hincha de otro equipo y decirle que pese a no tener responsabilidad de la situacion actual, me hago cargo de lo que me toca. Lo hago yo desde aca. Lo hicieron miles desde la cancha el sabado, lo hacen millones en todo el pais.

Hoy es domingo 17 de Junio, dia del padre. Le agradezco a mi viejo muchisimo el haberme hecho hincha del Rojo, en las buenas, y en las malas mucho más

Te amo Rojito. Gracias viejo.

comments powered by Disqus